En todo proceso de seguimiento farmacoterapéutico, el farmacéutico tiene que centrar toda la atención en el paciente si desea conseguir el resultado óptimo esperado.

En el caso del SPD, las guías editadas por los Colegios Profesionales  señalan una serie de ventajas que el paciente puede obtener del uso de los Sistemas personalizados de dosificación:

  • Incrementa el uso seguro de los medicamentos al reducir los errores de medicación en la administración
  • Evita los problemas de manipulación y conservación,
  • Reduce el stock almacenado en el domicilio del paciente,
  • Evita problemas de confusión e intoxicación involuntaria,
  • Aumenta los resultados terapéuticos gracias al control de la salud, y
  • Facilita al paciente una autonomia y adherencia al plan terapéutico.

Pero estas ventajas sólo se conseguirán si el farmacéutico implanta estos procesos de la forma adecuada y realiza de forma correcta el seguimiento para detectar y evitar posibles problemas relacionados con la medicación y  resultados negativos relacionados con el uso de los medicamentos.

Para asegurar la consecución de estas ventajas, existe el formulario denominado “ficha del paciente” que el farmacéutico tendrá que utilizar en todo proceso de SPD y que se compone de los siguientes apartados:

  •  Datos personales: en este apartado se incluyen los datos básicos del paciente
    • Nombre y apellidos
    • Farmacéutico y médico responsable
    • Situación personal: si vive sólo o con una persona responsable, datos de la persona responsable, si cumple o no con el tratamiento actual, etc.
  • Datos de salud: este apartado contendrá la siguiente información:
    • Enfermedades crónicas y/o problemas de salud relevantes,
    • Alergias e intolerancias
    • Parámetros biomédicos
    • Otros datos de interés: antecedentes familiares y riesgos asociados al uso de medicamentos.
    • Otras observaciones.
  • Datos sobre la medicación: este apartado incluye información sobre la medicación actual y se rellanará en el proceso de alta de paciente:
    • Nombre y dosis de los medicamentos prescritos y para qué los toma
    • Nombre del médico que ha prescrito la medicación
    • Indicadores de uso correcto de la medicación: horarios de toma de las dosis, forma de ingestión, duración del tratamiento, problemas actuales con la medicación (PRM),  etc.
    • Posibilidad de inclusión de cada uno de los medicamentos en el sistema de dosificación personalizada (SPD).
  • Seguimiento farmacoterapéutico: registro de los blísters realizados y comprobación de cumplimiento y manejo de los mismos, cambios en la medicación y detección de PRM.

Puede consultar un modelo de “ficha del paciente” en el siguiente archivo en pdf:

ficha paciente spd