El pasado 1 de octubre se celebró en Madrid la Jornada Refcom “¿Cómo debe ser la farmacia que necesita la población” organizada por SEFAC y Ratiopharm. En dicha jornada se presentaron los resultados del estudio sobre la realidad de la farmacia comunitaria en España en el que se recoge la opinión de 823  farmacéuticos, 1.000 usuarios y 8 asociaciones de pacientes sobre la actividad asistencial de los farmacéuticos comunitarios.

Algunos de los resultados obtenidos en base a las respuestas de los farmacéuticos son:

  • Entre los servicios profesionales ofrecidos por los farmacéuticos encuestados destacan las campañas sanitarias (78%), la determinación de patrones bioquímicos (64%) y el seguimiento farmacoterapéutico (50%). Sin embargo, es interesante observar que estarían dispuestos a incrementar el servicio de SFT siempre y cuando estuviera remunerado.
  • En lo que respecta a la remuneración de sus servicios, la gran mayoria (72%) está en desacuerdo con el sistema actual de márgenes sobre precio de venta, ya que consideran que es un factor que impide al ciudadano verlos como agentes sanitarios.

En lo que respecta a la opinión de los ciudadanos, podemos extraer, entre otras,  las siguientes conclusiones:

  • El 78,4% de los ciudadanos afirman que el farmacéutico nunca les preguntan acerca del tratamiento en el momento de la dispensación. Esto choca con lo que indican los farmacéuticos  sobre el porcentaje de servicio de SFT. Del mismo modo, un 26% de los ciudadanos opinan que el farmacéutico nunca les da información útil sobre su medicación.
  • Por otra parte, también resulta interesante observar que la percepción del farmacéutico como agente sanitario no es tan evidente cuando más del 40% de los ciudadanos del informe no acude nunca al farmacéutico ante una duda sobre la medicación y tampoco creen que pueda evitarles visitas innecesarias al centro de salud.
  • Además, el estudio muestra que los ciudadanos no posicionan claramente la farmacia como un centro sanitario, ya que únicamente el 9,3% considera que sean exclusivamente centros sanitarios y un 41,5% las consideran  establecimientos comerciales.
  • En relación a los servicios que utilizarían, casi el 50% estarían dispuestos a utilizar el de deshabituación tabáquica,  el de análisis de colesterol y azúcar y el de información, educación sanitaria y prevención de enfermedades. En cuanto al servicio de repaso y detección de errores en la medicación, es el servicio que menos demanda el ciudadano.

Por último, algunas conclusiones a extraer de las opiniones de las asociaciones de pacientes son:

  • Consideran que el farmacéutico debe ser un profesional informado y centrado en la adherencia al tratamiento como eje de salud, lo que implica prestar una asistencia más personalizada.
  • Del mismo modo, creen que es necesaria una mayor integración del farmacéutico en el sistema sanitario, lo que implica mejorar la comunicación entre médicos y farmacéuticos para poder resolver cualquier PRM (problema relacionado con el medicamento).
  • Por otra parte, opinan que es imprescindible formar a los pacientes sobre la adherencia a los tratamientos y el farmacéutico juega un papel clave en este aspecto.
  • En lo que respecta a los servicios prestados por los farmacéuticos, las asociaciones consideran muy importante todo lo relacionado con los servicios de dispensación: SPD, información sobre medicación, dispensación correcta y anticipada.
  • Entre los servicios profesionales que estarían dispuestos a utilizar destacan: el SPD, la dispensación domiciliaria, el SFT en los pacientes crónicos y la verificación de parámetros biológicos. Es llamativo que estos servicios no coinciden en su totalidad con los que demandan los ciudadanos, pero puede deberse a que las asociaciones de pacientes suelen estar más informados de temas de salud y, por tanto, tienen mucho más presente los tratamientos farmacológicos.

Puede consultar el estudio en el siguiente documento: